hipoteca-multidivisa

Próximas reuniones:

27/09/2016 Lugar; Pº Pintor Rosales 82, Madrid . Hora: 17:00

18/10/2016 Lugar; Pº Pintor Rosales 82, Madrid . Hora: 17:00

 

ESCENARIO TRAS LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO

 

La reciente sentencia de fecha 30/06/2015 del Pleno del Tribunal Supremo (TS), en el punto 6 del apartado 7º, dice textualmente; 

‘’ La Sala considera que la “hipoteca multidivisa” es, en tanto que préstamo, un instrumento financiero. Es, además, un instrumento financiero derivado por cuanto que la cuantificación de la obligación de una de las partes del contrato (el pago de las cuotas de amortización del préstamo y el cálculo del capital pendiente de amortizar) depende de la cuantía que alcance otro valor distinto, denominado activo subyacente, que en este caso es una divisa extranjera. En tanto que instrumento financiero derivado relacionado con divisas, está incluido en el ámbito de la Ley del Mercado de Valores de acuerdo con lo previsto en el art. 2.2 de dicha ley. Y es un instrumento financiero complejo en virtud de lo dispuesto en el art. 79.bis.8 de la Ley del Mercado de Valores, en relación al art. 2.2 de dicha ley. ’’ 

 

Esta sentencia del Tribunal Supremo, con todas las matizaciones que en una lectura experta de la totalidad de ella se puedan apreciar, supone la confirmación a una de las aspiraciones que hemos mantenido en esta Plataforma HMD/26E desde su mismo origen; supone, por parte de la más alta instancia judicial, el reconocimiento de que el colectivo HMD es un colectivo de afectados por abusos bancarios, como uno más de los variados colectivos de gente ‘normal y de la calle’ que estamos sufriendo cruelmente las consecuencias de las malas prácticas de las entidades financieras. Es un triste mérito formar parte de esta lista, pero así nos quitamos de un plumazo la etiqueta de ‘listillos’ que interesadamente algunos nos ponían.

 

Un antecedente muy importante a esta sentencia del TS son las dos magníficas sentencias de Mayo del 2014 redactadas por la magistrada Dª Raquel Vázquez, titular del Juzgado de Primera Instancia (JPI) nº 84 de Madrid. Las dos demandas que las originaron fueron redactadas y defendidas por la abogada Patricia Gabeiras y en ellas, demandas y sentencias, se disecciona totalmente el contenido y sentido real de las escrituras HMD, sirviendo de guía y modelo a otras sentencias y sentando el precedente que el TS ha confirmado. Fueron el primer punto de inflexión en la relación sentencias perdidas/ganadas, tendencia positiva que se ha acentuado de forma notable a raíz de la sentencia del TS. Los datos conocidos hasta hoy nos dicen que desde su publicación en julio se han conseguido 8 victorias; 2 en Audiencia Provincial (AP), Girona y Madrid, y 6 en JPI de diferentes provincias.

 

Este escenario nos hace ser optimistas y así lo está entendiendo también el colectivo de afectados, activándose, recabando información, asesoramiento y aumentando su conciencia de ser víctimas de una estafa financiera. El resultado de todo esto; un aumento del número de demandas.

 

Los bancos, plenamente conscientes de lo que se les viene encima, están ofertando diferentes  ‘soluciones’ como el paso a euros, con la consiguiente consolidación de deuda, o novaciones de la escritura, como carencias o aumento de años de amortización. Este tipo de ‘ofertas amables’ pueden calar en afectados sin asesoramiento o mal asesorados, pero desde ya decimos que en absoluto son una solución real a nuestra situación; el banco jamás va a solucionarnos algo y menos sin medidas de presión por nuestra parte como pueda ser una demanda. Entendemos perfectamente el sentimiento de culpa y el miedo ante esta situación que nos desborda económica y personalmente, pero no somos culpables de nada, somos las victimas de unas entidades que nos vendieron no una hipoteca sino un derivado financiero, con estrategias comerciales engañosas y sin la mínima información obligatoria necesaria. Si lo hubieran hecho obviamente no hubiéramos firmado semejante locura. Cada uno de nosotros conoce, o debe de conocer, cuál es su situación y dónde está metido. Somos absolutamente respetuosos con la decisión que tome cada uno, pero no creemos que nadie pueda molestarse si decimos que, en toda decisión y durante todo el proceso, debemos de procurarnos el máximo de información y conocimiento sobre la HMD y todo lo que la rodea, y estar, además, asistidos de un asesoramiento fiable y competente. Son la garantía de que tomaremos las mejores decisiones y alcanzaremos los mejores resultados para nuestros intereses. 

 

¿CUAL ES EL PROCESO QUE SIGUE UNA DEMANDA?

 

La mayoría de nosotros nunca hemos estado metidos en temas judiciales, y mucho menos siendo los demandantes contra una ‘todopoderosa’ entidad financiera. No conocemos en profundidad los actores ni el recorrido que una demanda puede tener y, aunque son nuestros abogados los que tienen que explicarnos estas cuestiones en profundidad, no está de más que avancemos algunos datos y entendamos, en líneas generales, cual es el proceso judicial que sigue una demanda:

 

– Una vez decididos y elaborada la demanda se presenta en el juzgado a través de un procurador. Es admitida a trámite y, por sorteo, es adjudicada a uno de los Juzgados de Primera Instancia (JPI) que lleve cuestiones civiles de la localidad en la que se ha presentado. 

El procurador es una figura obligatoria en nuestro ordenamiento y su función es ser intermediario entre la administración de justicia y los abogados y sus representados. Acompaña desde el inicio (presentación de la demanda), hasta el final (sentencia firme, no recurrida por una de las partes), durante todo el recorrido de la demanda, y es “elegido” por los abogados que nos representen.

 

– El JPI envía demanda a la otra parte  y le indica el plazo legal para la presentación de escrito de contestación. Una vez recibido lo presenta al    demandante y fija fecha para la Audiencia Previa. 

 

– La Audiencia Previa es el primer acto en el que el juez y los abogados de las dos partes se ven las caras. En este acto los abogados proponen las pruebas que consideran apropiadas así como los testigos que asistirán al juicio. El juez, normalmente, fija la fecha del juicio.

 

– El juicio es el hecho temido por todos. Nuestro abogado presentará todas las pruebas y argumentos a nuestro favor y el banco se defenderá de los mismos. Muchos tenemos miedo al propio juicio pero es necesario quitarle hierro y quitarse miedos. El juicio es la representación de lo que defendemos, de la verdad que el propio Tribunal Supremo ha reconocido. Debemos estar tranquilos, sabiendo que la verdad, la razón y la justicia nos acompañan.

 

– Un tiempo después de la celebración del juicio el juez dicta sentencia. No tenemos un plazo real para tener la sentencia ya que depende del juzgado que lleve nuestro caso y de la acumulación de tareas que este tenga. La sentencia puede ser favorable a nosotros o desfavorable. 

En ambos casos se abre un plazo legal para que la parte que considere que la sentencia no recoge sus aspiraciones recurra a la Audiencia Provincial (AP). En el caso de que las partes no recurran la sentencia se considerará firme, esto significa que la parte perdedora asume que ha perdido y se termina el recorrido para ella. La parte vencedora deberá reclamar al juzgado la ejecución de la sentencia.

 

 – Si cualquiera de las partes recurre la sentencia se abren de nuevo plazos para que la otra parte responda y, una vez finalizados, la Audiencia Provincial correspondiente será la encargada de dictar nueva sentencia. Esta nueva sentencia ratificará la sentencia original de Primera Instancia, la modificará en parte o la cambiará, según su criterio.  

Al igual que para la Primera Instancia no podemos hablar de plazos ya que son muy variables.  

Una vez emitida la sentencia por parte de la Audiencia Provincial ocurre lo mismo que con la Primera Instancia; esta nueva sentencia será favorable a nuestros intereses o no. En cualquier caso es recurrible al Tribunal Supremo por ambas partes en un proceso similar al relatado para la Audiencia Provincial.

 

– En el caso de ganar, nuestra sentencia será firme cuando no sea recurrida por la otra parte ya sea la Audiencia Provincial o al Tribunal Supremo. Como dato es obligado indicar que, en la mayor parte de los casos, el banco perdedor recurre hasta la Audiencia Provincial, no llegando habitualmente a recurrir al Tribunal Supremo.

 

– Cuando nuestra sentencia sea favorable y firme es el momento de solicitar al juzgado, si la otra parte no lo hace de forma voluntaria, la ejecución de la sentencia. Mediante este acto se solicita al juez que la otra parte aplique lo indicado en la sentencia.

 

– Las Costas vienen marcadas por los colegios de abogados provinciales y son cantidades fijas por tramos, en función de la cuantía económica de la demanda.

Un detalle importante a tener en cuenta es que NO se abonan hasta que la sentencia es firme en cualquiera de las instancias, y las suele cobrar el abogado como parte de su minuta.

 

Observamos que existen, a priori, tres instancias básicas a nivel judicial: El juzgado de Primera Instancia (JPI), la Audiencia Provincial (AP) y el Tribunal Supremo (TS). 

Evidentemente hemos condensado de una forma muy somera el recorrido de una demanda en el sistema judicial. Existen multitud de trámites intermedios que dejamos ya directamente a los abogados, para nosotros es suficiente conocer la parte comentada. 

 

¿QUÉ ES LO QUE DEBE HACER UN AFECTADO?

 

Tenemos claro que, lamentablemente, toda solución a nuestros problemas pasa por demandar. Los bancos no  van a ofrecer una solución, sólo en rarísimas ocasiones se sientan a negociar con el afectado y las soluciones que pueden aportar en estos casos no ofrecen realmente una solución real al dinero perdido, normalmente, en estos casos, aportan daciones en pago que el afectado acepta con tal de olvidarse de la multidivisa y siempre en condiciones totalmente desventajosas.

 

Un afectado debe conocer cuál es su situación real. Debe hacer cuentas y saber, de primera mano, el dinero que realmente está perdiendo con este producto.  Cuál es el importe de su letra actualmente, cuál sería el importe de su letra si tuviera una hipoteca convencional, cuál es su capital pendiente, cuál es el capital que pidió y cuantos años lleva pagando. Esta información es de vital importancia porque de ella extraerá el afectado los datos reales sobre el impacto que este producto está teniendo en su vida. 

Una vez conocido esto debemos preguntarnos si realmente queremos hacer algo al respecto. Si la respuesta es no, por el motivo que sea, lo demás carece de sentido. Si la respuesta es sí y entendiendo que la única solución es la demanda, lo mejor que podemos hacer es ponernos en manos de un buen abogado.  

 

Para ello debemos preparar toda la documentación que tengamos sobre la multidivisa. Esto incluirá al menos lo siguiente: 

  • Todos los recibos pagados o en su defecto un cuadro en el que estén anotados,  todos y cada uno de los movimientos que   ha tenido nuestra hipoteca.
  • La escritura de formalización de la hipoteca. 
  • La publicidad y todos y cada uno de los documentos que nos facilitó el banco   antes de contratar. 
  • Todas las comunicaciones escritas que hayamos tenido con el banco 
  • Un escrito relatando cómo y por qué se contrató esta hipoteca. 

Toda esta documentación será necesaria para aportársela al abogado en su momento y facilitará, tanto a él como a nosotros, el poder redactar la parte de la demanda que se refiere a nosotros. 

 

¿CÓMO SELECCIONO A UN BUEN ABOGADO?

 

En España existen miles de abogados pero al igual que, por ejemplo, los médicos tienen diferentes especializaciones. A ninguno se le ocurriría acudir a un médico pediatra para que le opere del corazón, pues con los abogados ocurre exactamente lo mismo. Nuestro abogado debe estar especializado en temas financieros.

 

Pero, además, y siguiendo con el ejemplo del médico,  ¿nos gustaría que nos operase un médico cardiólogo nada más y nada menos, o nos gustaría que fuera un cardiólogo que estuviera también especializado en otras áreas que tengan que ver con nuestra operación? Todos entendemos que la segunda opción es más fiable y por lo tanto, ¿por qué no exigirle lo mismo a nuestro futuro abogado?

 

Finalmente, la experiencia dicen que es un grado. Ninguno tenemos nada contra la juventud, algunos afectados de hecho lo somos pero, entendemos que no tendrá las mismas tablas un abogado que ha llevado mil juicios sobre temas financieros que otro que ha llevado cuatro. 

En definitiva, nuestro abogado debe ser experto en derecho financiero, debe tener cualificación en otras áreas del derecho y además tener experiencia. Un abogado debe redactar una demanda que merezca un diez pero, además, debe poder defenderla en el juicio y tener las agallas suficientes para no achantarse frente al juez o frente al abogado de la parte contraria. Debe ser capaz de darle la vuelta a un juicio que puede ponerse en contra.

 

En un juicio de hipoteca multidivisa nos estamos jugando mucho dinero y, para algunos afectados, perder el juicio les llevará a no poder pagar las letras de su hipoteca. La decisión de un abogado que nos ofrezca garantía es importantísima. 

 

La Plataforma HMD/26 E de afectados por hipotecas multidivisa no pretende tomar la decisión de elegir un abogado, es un trabajo que debéis hacer vosotros y es vuestra decisión y responsabilidad.  Sí pretendemos hacer un ejercicio de transparencia y aportaros los datos que tenemos hasta el día de hoy. Tened en cuenta que llevamos casi cuatro años de lucha contra las hipotecas multidivisa y que, gracias a muchos,  hay datos positivos que ofrecer. En este sentido os indicamos a continuación un listado de los abogados que han llevado temas multidivisa con sus correspondientes sentencias ganadas. Es posible que no estén todos los que son, si es así pedimos disculpas a los interesados y les rogamos que nos remitan los datos para proceder a actualizar el listado.

Nuestro correo es: afectadoshmd@hotmail.com

 

Hay que señalar, es importante, que TODAS las ejecuciones hipotecarias de escrituras HMD en las que se ha interpuesto demanda se han ganado, conocemos más de 15. Las sentencias disminuyen la deuda pendiente que reclama el banco, anulando las clausulas multidivisa y recalculándola desde el principio a partir de los euros concedidos.

 

Estamos observando que hay multitud de abogados que empiezan a ofertar sus servicios en este producto, no es extraño ya que somos un colectivo numeroso que está iniciando su batalla judicial. No tenemos nada contra nadie, al contrario, nuestro máximo respeto a todos los profesionales competentes y honrados que nos ofrecen sus servicios.

A partir de aquí el camino es de cada cual y la elección del abogado también. 

 

Podéis conconsultar la tabla de sentencias y abogados aqui

 

  

Queremos felicitar a todos estos profesionales y agradecer su esfuerzo y dedicación, con especial mención a Ramón Pieltain, Patricia Gabeiras y Xavier Dalmau, acompañando desde el principio nuestra andadura y aportando sus conocimientos y experiencia sin los cuales seguro que no estaríamos en esta ventajosa situación actual.

 

Estamos seguros que en breve tiempo aumentará el número de sentencias ganadas, tanto en JPI como en AP, así como la nómina de  abogados y despachos que las ganen. Cada nueva victoria supondrá una gran alegría para todo el colectivo y un motivo más de ánimo para los indecisos.

 

Adjuntamos enlaces de una sentencia del JPI 84 de Madrid, la del TS y dos de las tres AP ganadas:

 

1.- Link sentencia pleno Tribunal Supremo. 30/06/2015

2.- Link sentencia Audiencia Provincial Madrid sección 11 contra Catalunya Banc S.L. 22/7/2015

3.- Link sentencia Audiencia Provincial Toledo junio 2014 Bankinter

4.- Link sentencia JPI 84 firme Mayo 2014 Barclays

 

El Tribunal Supremo considera que una hipoteca multidivisa es un derivado financiero

  • La hipoteca multidivisa es un derivado financiero, un instrumento complejo al que se le aplica MIFID y la LMV

  • Todo cliente debe ser informado por el banco, antes de la perfección del contrato, de los riesgos que comporta la operación especulativa de que se trate.

» DESCARGAR SENTENCIA

El Tribunal Supremo acaba de dictar una sentencia sobre las hipotecas multidivisa que tantos problemas están dando a miles de familias españolas. Aunque la sentencia no da la razón a los demandantes por considerar que tienen “el perfil de clientes expertos. Son profesionales de elevada cualificación (ejecutiva, la esposa, y abogado y empresario, el marido), y el cónyuge que, por sí mismo y como representante de su esposa, llevó a cabo la contratación del producto, es especialista en Derecho bancario y en concreto en hipotecas multidivisa, que es justamente el producto cuya contratación se pretende anular por error vicio.“, sienta doctrina sobre la normativa aplicable para determinar cuáles eran las obligaciones de información que incumbían a la entidad prestamista.

Nuestro más alto Tribunal no puede ser más contundente:

La Sala considera que la “hipoteca multidivisa” es, en tanto que préstamo, un instrumento financiero. Es, además, un instrumento financiero derivado por cuanto que la cuantificación de la obligación de una de las partes del contrato (el pago de las cuotas de amortización del préstamo y el cálculo del capital pendiente de amortizar) depende de la cuantía que alcance otro valor distinto, denominado activo subyacente, que en este caso es una divisa extranjera. En tanto que instrumento financiero derivado relacionado con divisas, está incluido en el ámbito de la Ley del Mercado de Valores de acuerdo con lo previsto en el art. 2.2 de dicha ley. Y es un instrumento financiero complejo en virtud de lo dispuesto en el art. 79.bis.8 de la Ley del Mercado de Valores, en relación al art. 2.2 de dicha ley.

La consecuencia de lo expresado es que la entidad prestamista está obligada a cumplir los deberes de información que le impone la citada Ley del Mercado de Valores, en la redacción vigente tras las modificaciones introducidas por la Ley núm. 47/2007, de 19 de diciembre, que traspuso la Directiva 2004/39/CE, de 21 de abril, MiFID (Markets in Financial Instruments Directive), desarrollada por el Real Decreto 217/2008, de 15 de febrero, y, en concreto, los del art. 79.bis de la Ley del Mercado de Valores y el citado Real Decreto.”

(…)

“En el presente caso, la entidad financiera incumplió las obligaciones que le son impuestas por el art. 79.bis de la Ley del Mercado de Valores, en concreto las relativas a informar a los clientes, de manera comprensible, sobre la naturaleza y riesgos del instrumento financiero derivado y complejo que estaban contratando. La demandada ha sostenido a lo largo de todo el litigio que no estaba obligada a facilitar esa información porque la operación estaba excluida del ámbito de aplicación de la Ley del Mercado de Valores, lo que, como se ha visto, esta Sala no acepta.”

Son muchas las Audiencias Provinciales que ha fallado a favor del banco considerando que no estaba obligado a los deberes de información exigibles por la Ley de Mercado de Valores en tanto que la hipoteca multidivisa no era un producto complejo, un derivado financiero en divisas.

Esta sentencia del Supremo supone un gran avance para miles de familias que están sufriendo las consecuencias de haber contratado una hipoteca multidivisa sin que el banco les hubiera informado de los riesgos que entrañaba, pues demuestra que la entidad tenía unos deberes de información que no ha cumplido.


Nota de Prensa emitida por el Tribunal Supremo

La sentencia indica que esa infracción del banco del deber de informar no conlleva por sí sola la nulidad de pleno derecho del contrato, sino que debe comprobarse un error que vicie el consentimiento.

Autor: Comunicación Poder Judicial

El Pleno de la Sala I del Tribunal Supremo ha rechazado declarar la nulidad de una hipoteca multidivisa (en yenes y francos suizos) otorgada por Kutxabank a un cliente minorista pero que era un abogado experto precisamente en hipotecas multidivisa, pese a estar constatado que la caja infringió los deberes de información que la normativa general y sectorial le imponía.

La sentencia indica que esa infracción del banco del deber de informar no conlleva por sí sola la nulidad de pleno derecho del contrato, sino que debe comprobarse un error que vicie el consentimiento. “Lo que no vicia el consentimiento, y no es por tanto adecuado para justificar la anulación del contrato, es la conducta de quien, conociendo el componente de elevada aleatoriedad del contrato y la naturaleza de sus riesgos, considera que puede obtener ganancias derivadas de esas características del contrato, yerra en el cálculo y, al contrario de lo que previó, obtiene pérdidas, no ganancias“, señala la sentencia.

Añade que, en el caso concreto examinado, no existió error que viciara el consentimiento, pues de haber concurrido error, “lo que es más que improbable a la vista de su cualificación profesional y de las comunicaciones escritas que mantuvo con la entidad financiera demandada, tal error no sería excusable en atención a esa cualificación profesional“.

 

Contáctanos en:  afectadoshmd@hotmail.com 

Actualizado: el 20/06/2015 a las 14,06 horas

 

 

 

 

Hipoteca Multidivisa: Hay Salida 

______________________________________________________________________

  •          El producto bancarios más tóxico
  •          Breve historia de un gran engaño
  •          No estamos solos     
  •          ¿Qué queremos lograr?
  •          ¿Quiénes somos?
  •          HAY SALIDA

_______________________________________________________________________

 

 

El producto bancario más tóxico

 Preferentes, cláusulas suelo, permutas financieras, deuda subordinada… La lista de productos tóxicos comercializada por los bancos durante los últimos años es larga.

A ellos se añade otro, con menos repercusión en los medios, pero, sin duda, el más nocivo de todos ellos: las hipotecas en divisas.

Se trata de un híbrido entre hipoteca y derivado financiero que ha provocado que las cuotas mensuales de sus titulares hayan subido hasta límites inasumibles  y, lo que es peor, que nuestra deuda haya aumentado, en algunos casos, hasta casi el doble de lo que el banco nos prestó.

Cualquiera puede entender las nefastas consecuencias de esta hipoteca para aquellos que, desgraciadamente, han perdido su trabajo. Pero lo que muchos no pueden ni tan siquiera imaginar es que la hipoteca multidivisas también ha expuesto a familias totalmente solventes a un riesgo elevadísimo de perder sus viviendas  y sujetos a una deuda muy superior al préstamo contratado, impagable de por vida. Sí, incluso para aquellos que han tenido la suerte de conservar sus empleos y han sido capaces de no dejar nunca de pagar.

La infamia no acaba ahí: potencialmente, estos aumentos de cuota y de deuda pueden ser en la práctica ilimitados. No hay otro producto bancario que tenga estas consecuencias.

Breve historia de un gran engaño

En los años 2007 y 2008, justo al inicio de la crisis financiera actual y del estallido de la burbuja inmobiliaria (cuando los bancos ya manejaban previsiones de caídas prácticamente seguras del Euribor y muy probables de la cotización del euro), es cuando se comercializó de forma masiva la mayor parte de las 60.000 hipotecas multidivisas que se estiman suscritas en España. Los bancos ofrecieron una hipoteca trampa a sus clientes con el gancho de unas cuotas más bajas gracias a los menores tipos de interés de otras divisas.

Los clientes cometimos un gran “pecado”: buscar una financiación accesible para comprar una vivienda gracias a un producto aparentemente ventajoso; lo que cualquiera habría hecho. Y, también, un gran error: creer que los bancos eran instituciones dignas de confianza, que cumplirían su obligación legal de velar por los intereses de sus clientes.

Pero los bancos no nos lo contaron todo. Y una verdad a medias es el peor de los engaños. Jamás nos advirtieron de las probabilidades reales de que el producto nos acabara perjudicando; ni nos explicaron hasta qué punto las consecuencias podían ser nefastas en un contexto negativo, como el que reflejaban sus previsiones. Prometieron asesoramiento que nunca prestaron y explicaron que el producto era fácilmente manejable y lo bastante flexible como para sortear los riesgos con facilidad.

Nada de ello fue verdad. Los titulares de hipotecas multidivisas nos vimos atados de pies y manos a un producto trampa, enormemente rígido y más costoso que una hipoteca convencional, y, lo que es peor,  regido por los vaivenes del mercado de divisas, uno de los más volátiles y complejos, asumiendo sin saberlo riesgos propios de grandes fondos de inversión y de expertos financieros.

Ahora, los afectados hemos tomado conciencia de la realidad y nos hemos organizado. Tenemos motivos perfectamente fundados y más que suficientes para afirmar que estos productos son ilegales. Se han comercializado de forma fraudulenta, incumpliendo las leyes de protección de los consumidores, el código mercantil y otra normativa (incluidas, por supuesto, las buenas prácticas bancarias). Las escrituras de nuestras hipotecas incluyen cláusulas abusivas y farragosas, y ofrecen información confusa, difícilmente comprensible y a todas luces incompleta.

No estamos solos

Al principio fuimos unos pocos afectados los que pensábamos que esta situación era una injusticia; poco a poco fuimos más;  después, algunos economistas expertos, periodistas, abogados y asociaciones se pusieron de nuestra parte. A día de hoy, más de 2000 personas forman parte de la Plataforma HMD – 26 E de Afectados por las Hipotecas Multidivisas y participan en nuestros grupos en las redes sociales, y más de 700 personas de toda España han participado en nuestras reuniones informativas.

Y, lo que es más importante, los jueces están empezando a darnos la razón: ya se han dictado las primeras sentencias de anulación de hipotecas multidivisas  y muchas más están por venir. Se han admitido ya cerca de 30 demandas en juzgados de toda España y otras tantas se presentarán en breve.

No importa si fuiste tú quién solicitó el producto o si fue el director de tu banco de toda la vida quién te lo ofreció; ni si estás al borde del desahucio o si tienes una multidivisas sobre una segunda vivienda. Independientemente de todo ello, los bancos tenían la obligación legal de proteger  los intereses de sus clientes. Y no lo hicieron.

Por todo ello, se creó la Plataforma HMD – 26 E de Afectados por las Hipotecas Multidivisa.  Para defender nuestros derechos. Y ahora, gracias al apoyo de Asuapedefin (Asociación de Usuarios Afectados por Permutas y Derivados Financieros) podemos ayudarte a encontrar una salida.

¿Qué queremos lograr?

 Queremos lograr una solución a nuestro problema. Y podemos hacerlo, reclamando y  con la ley en la mano.

No pretendemos que nadie nos rescate. Somos conscientes de que los bancos nos han prestado dinero y es nuestra obligación devolvérselo con los correspondientes intereses.

No queremos que los demás nos paguen nuestra hipoteca. Pero nos negamos a seguir aceptando este abuso y queremos hacer valer nuestros derechos.

La solución no puede ser otra que el hecho de que los bancos admitan  su error y conviertan nuestras hipotecas en hipotecas convencionales descontando todo lo pagado mes a mes en concepto de amortización del capital inicial.

No es aceptable que nos digan que lo que hemos pagado se lo ha llevado el viento de los mercados financieros y que, además, debemos más que al principio.

Porque es una injusticia. Y porque es ilegal.

¿Quiénes somos?

 No somos expertos en divisas ni abogados especializados. Ninguno de nosotros tiene una gran empresa ni sabe nada de exportaciones. No somos especuladores ni inversores profesionales.  Somos personas normales, como tú. Personas que en su día contrataron una hipoteca con toda la ilusión y se han visto envueltas en un sinsentido que las está arruinando. Personas a las que los bancos, simple y llanamente, han engañado. No tenemos ánimo de lucro, no ganamos dinero con esto. Pero sí necesitamos ser más y usar esa fuerza para, entre todos, salir de esta situación.

Perseguimos ser un punto de encuentro para todos aquéllos que tengáis el mismo problema.  Hemos recopilado cantidades ingentes de información que nos permiten afirmar, sin lugar a dudas, que tenemos razón y que podemos poner fin a esta injusticia. Si los bancos no nos dan la razón, lo harán los tribunales.

Queremos ser un lugar desde el cual podáis informaros, que os dé apoyo y os haga sentir que no estáis solos. Y, por encima de todo, queremos crear un lugar en el que se aporten soluciones reales a nuestro problema.

HAY SALIDA

Nos gustaría que los bancos aceptaran negociar y dar una respuesta a nuestra situación. Porque somos sus clientes y hemos  confiado en ellos. Y porque tienen la oportunidad de ayudarnos y así recuperar esa confianza.

Pero no somos unos ingenuos. Sabemos que, muy probablemente, los bancos dejarán escapar esta oportunidad de restaurar su imagen, tan denostada hoy en día, y de fidelizar a unos clientes que, sin la trampa de este producto, serían en muchos casos solventes; y que, en todos los casos, en lugar de endeudados quedarían agradecidos de por vida.

Si los bancos se niegan a negociar, sabed que la ley está de nuestra parte. Se puede tratar de hablar y se puede reclamar, pero, si ello no funciona, que no os quepa ninguna duda: se puede recurrir a la justicia.

En los últimos años, los bancos españoles han sido condenados 1.300 veces en los tribunales por la comercialización de productos complejos de forma similar en muchos aspectos a las hipotecas multidivisas.

Sí, has leído bien, 1.300. ¿Sorprendido? Compruébalo tú mismo:  hace ya varios meses se alcanzó la cifra de 1000 sentencias contra bancos.

Si quieres saber más, sigue leyendo, dedícale tiempo. Te juegas mucho y el tiempo que pases informándote aquí puede ser el principio de la solución.

Porque, efectivamente, HAY SALIDA.

Declaración de los autores: no es la intención de esta web el faltar el respeto a  persona, institución, empresa, o banco alguno.  Por ello, sólo se mostrarán hechos objetivos sin entrar jamás en valoraciones personales o subjetivas que puedan menoscabar o menospreciar el respeto a la legalidad vigente.